Traductor

Maltrato animal en las caricaturas



Observando las viejas caricaturas no pude evitar notar la violencia que había (y sigue existiendo) en los programas infantiles, sobretodo con respecto a los animales.

En las antiguas caricaturas, aquellas donde los personajes eran animales como conejos, perros, gatos, ratones; las situaciones cómicas siempre venían acompañadas de algún puñetazo, una caída de varios metros de altura o una "buena paliza".

No quiero decir con ésto que las caricaturas fomenten exactamente el maltrato en contra de los animales, en realidad creo que reafirman la violencia entre las propias personas.

A fin de cuenta, los animales de caricatura como en las fábulas, representan historias humanas.

Pero qué hay de aquellas escenas donde el gato es "regañado" y golpeado cuando hace mal las cosas: si se escapa el ratón o si se rompe la loza y el ratoncillo se las ingenia para inculparlo.

Todo tiene un mensaje, y todo niño se identifica con algún personaje. Si tiene mascotas, las tratará como lo tratan a él. Si ve que en la tv maltratan al gato y en su casa maltratan al niño, entonces el infante con toda seguridad maltratará a su mascota. Como las niñas que le gritan a su muñeca cuando están "enojadas" con ella, porque cuando se mamá se enoja le grita a la hija.

Es la violencia entre humanos la que propicia el maltrato animal. Y las caricaturas violentas reafirman la conducta violenta que existe en casa.

Evidentemente la responsabilidad de la educación en los niños recae en los padres. Prohibirles la televisión no resuelve el problema. Los padres tienen que tratar con amor a sus hijos, sin golpes ni gritos.

Con respecto a la televisión, los niños siempre deberían verla con sus padres presentes, de manera que ellos puedan explicarle a sus hijos la diferencia entre lo real y lo imaginario; entre lo permisible y lo que no.

Compartir

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada